Seleccionar página
Don't Buy Make-up Lists!

Las listas de maquillaje se han vuelto una tendencia muy popular en el negocio de asesoría de imagen.

Evitalas.

Si ya estuviste en una sesión de análisis de color, sabés cual es tu complexión. Y si sos amante del maquillaje, puede que te hayas encontrado con esas listas de productos en internet. No son ni baratas ni útiles.

Voy a explicarte porqué pasar de esas listas.

Hacer una lista de compras para una familia entera de la misma complexión es erróneo.

Todas las familias de complexión (nombradas como estaciones) tienen al menos tres colores de piel diferentes dentro de ellas.

El color de piel tiene un sobretono y un subtono. El sobretono puede ser rosa, amarillo, durazno, o marrón (llamados “marfil”, “beige”, “arena”, “ébano”, etc). El subtono se describe como rosa o dorado.

Podés ver el sobretono pero no el subtono. Aún así, ambos son importantes al momento de comprar maquillaje puesto que ambos crean las diferentes variaciones del color de piel.

Voy a tomar la complexión de Invierno Verdadero como ejemplo. 

Los labiales color rojo puro van perfectos con las de ojos oscuros con piel beige, pero no así en aquellas con piel rosa que llevan mejor los rojo-rosados. Y aún así, en cualquier “Lista de Maquillaje para Invierno Verdadero” vas a encontrar todas esas tonalidades juntas, con púrpuras profundas (como MAC Rebel) que pueden abrumar a algunos Invierno Verdadero y favorecer a otros.

El acabado de la piel es otro tema, y a menudo no está vinculado a la complexión sino al tipo de piel de cada persona.

Eso también es ignorado por las listas de productos que vas a encontrar en toda la internet.

Aunque las distintas marcas le den a cada acabado un nombre diferente, vas a encontrar labiales en los siguientes acabados: mate, cremoso (con brillo ligero), metálico, brilloso (brillante pero no tanto como un brillo labial), cintilante (incluye pequeñas partículas de brillantina). Y en su propia categoría están los brillos labiales, y los tintes (lip stain, que se ven como labios reales a menos que la textura se agriete)

Si tus labios tienden a secarse fácilmente evtiá los labiales mate y elegí cremosos o brillos. Si tenés piel sensible o con alergias, cuanto más lejos de cualquier producto que contenga brillantina, mejor.

En algunos casos, los metálicos tienden a romper el equilibrio del color de la piel por cómo reflejan la luz. Si tu tono de piel es marfil, mejor pasá de los metálicos y elegí cremosos: su brillo sutil complementa el acabado natural de la piel sin competir con él.

No vas a encontrar listas de maquillaje que consideren tanto el color como el acabado de la piel, porque cada mujer posee una combinación única de ambas.

El mismo color no va funcionar en dos mujeres con la misma complexión porque sus tonos de piel son diferentes, así como el mismo acabado de labial no va funcionar en dos mujeres con la misma complexión porque sus tipos de piel son diferentes.

También, como cada pocos meses se lanzan nuevos productos, comprar una lista de maquillaje “actualizada” es desperdiciar aún más dinero en un listado de productos casi infinito, del que apenas veinte por ciento de ellos (si tenés suerte) van a funcionar.

He visto varias mujeres dudar de su analista de color por listas de productos que compraron en internet, y no deberían.

La complexión no está definida por cuantos productos de una “lista de compras” podés usar, está definida por la combinación de los colores de tu piel, pelo, y ojos.

Como Invierno Verdadero con piel clara beige-rosa, y pelo y ojos marrón-negro, me rechina ver MAC Flat Out Fabulous en una lista de maquillaje para Invierno Verdadero. Es un desastre neón en mi rostro. Y un labial que me hace ver radiante aunque sea lo único que lleve es el Revlon Cherries in the Snow: incluido en todas las listas para Iniverno Brillante, aunque no favorece a todas las Invierno Brillante.

¿Mi análisis salió mal? No. El Invierno Brillante no tiene ojos oscuros (como los míos) y pueden verse bien con joyería dorada (yo no puedo).

No dudes de tu analista de color, y no compres listas de maquillaje.

Esas son las razones por las que sólo sugiero colores y acabados a mis clientas, y cuando incluyo sugerencias de productos, no es una lista basada en su complexión, sino una diseñada en especial para esa mujer y como parte de un asesoramiento completo (como el incluido en el programa Conquista tu Estilo®)

El color y tipo de piel presentan una combinación única para cada mujer, y una buena asesora de imagen debe lograr que su clienta muestre lo mejor de sí con lo que ella posea.