Seleccionar página

“Vos provocás a la gente solo con tu presencia, tené cuidado que no te cancelen!”

Este es un comentario que escuché cuando comencé como mentora de estilo, que aún recuerdo.

No era un elogio. No era una preocupación sentida y genuina. Sirve para demostrar que algunas personas no tienen idea de qué se trata una mentoría.

No se trata de frases lindas en Instagram ni bailar en TikTok mientras te “cambiás” de ropa y calzado.

Una mentalidad eficiente y sin vueltas va a provocarte.

Un estilo de motivación efectivo va a provocarte.

No voy a decirte lo que querés escuchar sobre tu apariencia. Voy a decirte lo que necesitás escuchar para orientarte en el camino hacia el dominio de tu apariencia.

No soy ni una terapeuta ni una gerente de ramo sin emociones.

No siempre podrán gustarte las actividades de creación de conjuntos que te animo a hacer por vos mismo. No siempre podrá gustarte que no te doy una lista de compras completa y detallada con marcas y productos de maquillaje.

Conquistarse uno mismo significa desafiar tus miedos, especialmente los más profundos. Significa superar esas creencias limitantes y pensamientos saboteadores de uno mismo, y para ello, tengo que alentarte a pensar fuera de tu caja para que suceda cualquier cambio de perspectiva valioso.

Mi trabajo es aumentar tus chances de ganar en grande en cualquier cosa que tengas en mente. Para eso, tengo que crear un espacio en el que puedas desarrollar las habilidades y mentalidad que van a ayudarte primero que nada a ser el maestro de tu propio estilo.

Las estrategias, hábitos, estilo de vida, y propósito que mejor sirven a tus intereses no encajan en una paleta de colores para tu complexión. Un verdadero mentor proveerá un marco realista para que puedas trabajar en vos mismo.

Un mentor real va ayudarte a derribar tus barreras, no a pegarle listas de maquillaje y “moodboards” sobre ellas.

En el mejor de los casos, querés un mentor que ha estado en el infierno y volvió. Un mentor que practica lo que predica y ha hecho todo el trabajo duro.

Esta clase de mentor tiene la llave del portal que lleva hacia un viaje transformador, creativo, entretenido, y sanador.

Si querés hacer lo que sea necesario, si sos honesto sobre mejorar cualquier aspecto de tu vida (familia, nutrición, estado físico, estilo) tenés que estar preparado y dispuesto a ser provocado.

Las provocaciones son esenciales para las transformaciones y el desarrollo.

Yo voy a provocarte. Pero mis provocaciones no son del tipo hiriente. Para nada.

Luché y superé el bullying, el deseo de conformar, el intentar encajar, y los pensamientos autolimitantes.

Y aprendí que las palabras y hechos provocativos mostrados por una persona a la que le interesa tu progreso, te ayudan a dar el salto y considerar nuevas posibilidades y acercarte a tus objetivos.

Y eso es justamente lo que yo vendo. No sólo paletas de colores.